LA SABIDURIA DE LA INSEGURIDAD

“La Sabiduría de la inseguridad”. Alan Watts

No estamos dispuestos a aceptar el sufrimiento, y la suposición de que podamos estarlo podría incluso considerarse extraña, pues nuestra naturaleza se rebela de tal modo contra el dolor que la misma idea de disposición a soportarlo más allá de cierto punto puede parecer imposible y carente de significado.

Bajo estas circunstancias, nuestra vida se caracteriza por la contradicción y el conflicto, porque la conciencia debe abarcar tanto el placer como el dolor, y esforzarse para conseguir el placer excluyendo al dolor, es esforzarse por la pérdida de conciencia. Dado que esta pérdida es, en principio, equivalente a la muerte, esto que significa que cuanto más luchamos por la vida (como placer), tanto más matamos realmente aquello que amamos.

De hecho esta es la actitud común del hombre hacia muchas cosas de las que ama, pues la mayor parte de la actividad humana tiene el propósito de hacer permanecer estas experiencias y alegrías. Dado que la vida es un proceso que fluye, el cambio y la muerte son sus partes necesarias. Esforzarse por su exclusión es esforzarse contra la vida.

Este es, pues, el problema humano: hay que pagar un precio por el aumento de conciencia. No podemos ser sensibles al placer sin ser más sensibles al dolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s