” TODOS SOMOS UNO”

En nuestra vida personal, allí donde vivimos la vida tal y como es, en casa con nuestros íntimos, con la familia, con los vecinos, en el trabajo, en la calle… Asiento a todos como son.

 El que me hace sufrir o rabiar es fiel a sus valores, a su sistema, tanto como yo con mi reacción opuesta. Veo su fidelidad  y le dejo con su responsabilidad.

Honro al excluido, al que está  excluido, al que está siendo fiel con su comportamiento difícil.

Veo mi propia fidelidad, aún cuando tengo mucha consciencia de hacia quién se dirige, llevo con cariño mi consciencia moral y a mi corazón y me abro al otro como es.

Separo a la persona de sus valores. La persona  tiene todo mi respeto. Sus valores y los míos los devuelvo al pasado, me niego a que actúen sobre mi presente.

Pienso en el otro como si fuera el movimiento del espíritu que me estuviera testando.

Digo sí a la situación, aunque no la entienda.

Aprovecho esta ocasión para reparar un poco el daño que he hecho anteriormente a tanta gente por la  estrechez de mi consciencia moral.

En la calle, con las personas que nos llaman la atención: toma a sus padres en tu corazón, toma al excluido del sistema en tu corazón, honra el destino de esta familia o de esta persona.

Todos somos uno. Así somos pensados por el espíritu. Pertenecen tanto como yo.

“ Tú y yo valemos por igual”. Hellinger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s