EL PODER DE UNA CARICIA

SOMOS PIEL

 

Hay caricias que consuelan, y las hay que alientan. Otras alivian, algunas, reconocen, las hay que desatan el deseo. Hay caricias vestidas de pasión y las hay con sabor de amistad y ternura. Las caricias expresan un amplísimo rango de significados: gratitud, compasión, esperanza, reconciliación, complicidad, perdón. Porque nacen tanto del instinto más arcaico, que busca el contacto con el otro para saberse protegido, como de la expresión de la conciencia más elevada y de entrega al otro.

Precisamente porque en la caricia convive lo animal y lo humano nos recuerda que somos piel, que somos materia, pero también nos abre la puerta a momentos de transcendencia. Quizás por ello decía Paul Valéry que lo más profundo que tenemos es la piel: el recuerdo de los mimos y arrullos de la madre; de los abrazos del padre; de los besos y caricias del ser amado; el tacto de la piel de nuestros hijos, forman parte de las memorias más valiosas que nos acompañan. También la caricia que nos brinda la naturaleza: el tacto de la tierra, de la corteza del árbol, los pies sobre la hierba, del agua, del manto del cachorro, los pasos en la arena……cualquiera de ellos, nos relajan, despiertan nuestra paz interior y alegría, porque nos remite a lo esencial.

Del libro “La Buena Vida” de Alex Rovira

Anuncios

2 pensamientos en “EL PODER DE UNA CARICIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s